Compra por categoría

Inicio

Nuestros clientes

Nuestros clientes

suscribirse aquí

newsletter

regístrate y obten un vale del 5 %

* Válido solo en el nuevo registro, no aplica con promociones del mes ni descuentos especiales.

sello-de-confianza.png

3d-secure

No contamos con ventas mostrador, para la recolección de tu pedido en nuestras oficinas, es necesario que primero confirmemos tu compra y te indiquemos día y hora de recolección. Los horarios de atención a clientes vía chat de la tienda y de Whatsapp son: Lunes a Viernes de 9am a 6pm, Sábados de 9am a 2pm.

¿Por qué dibujamos el corazón así?

Publicado 2018-11-07 12:05:58
Categorías Cardiología , Fisioterapia , Medicina General

Todos sabemos, que el corazón no tiene la forma en la cual lo dibujamos y así es aceptado en casi todo el mundo. Las tarjetas para este 14 de febrero tienen esta forma, las cajas de bombones o de chocolates, las cartas de amor, los globos y los cientos otros de regalos, pero, ¿Por qué lo dibujamos así?

 

No se sabe con exactitud donde fue que surgió dicho símbolo, existen varias teorías que tratan de explicar su procedencia, entre ellas destaca la posibilidad de que sea una representación cruda del monte Venus, así lo describe la revista Mental Floss.

Otra teoría, es por parte de la Iglesia Católica, la cual explica que el símbolo proviene de una visión que Santa Margarita María Alocoque, asoció al “Sagrado Corazón de Jesús”. A esta última se le atribuye el uso tan frecuente del símbolo, lo cual ayudo a su popularización.

 

Hay quien lo atribuye a una planta originaria del norte de África, conocida como silfio, durante el siglo VII a. C., la ciudad-estado de Cirene tenía un lucrativo negocio con dicha planta, aunque se usaba principalmente como condimento, tenía la reputación de poseer un valor adicional como método anticonceptivo. La planta era tan importante para la economía de Cirene que se acuñaron monedas con la imagen de la vaina o cáscara, la cual tenía la forma del símbolo del corazón que conocemos actualmente.

 

Probablemente nunca sabremos el origen, pero, ¿realmente queremos hacer cartas, cajas y chocolates con la forma original? Probablemente no.

Comparte este contenido